Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 186 al 215 
AsuntoAutor
¿Cómo surgió la cr José Lui
RE: respuesta Ana Mari
Re: Amor a la guer Juan Bla
Anuncio de la tert Correo
Atenas pide los fr José Lui
RE: Amor a la guer David Sá
Re: Atenas_pide_lo Alberto
Bibliografia y "Am Santiago
Re: Atenas_pide_lo Antonio
Re: Amor a la guer Javler
RE: Amor a la guer Francisc
Re: Amor a la guer Alberto
Re:_Atenas_pide_lo Alberto
Re: ¿Cómo surgió l David Sa
Re: Amor a la guer Javler
Re: ¿Cómo surgió l Javler
Monográfico sobre Antonio
Re: Re:_Atenas_pid Antonio
Re:_Atenas_pide_lo javier n
Re:_¿Cómo_surgió_l Alberto
Re: Re:_¿Cómo_sur Paco
Re: Re:_Atenas_pid David Sa
Una exposición rei José Lui
Réplica de los rel José Lui
'Jesus' Artifact t José Lui
Arios (Alberto) Javler
Amor a la guerra David Sá
RE: Una exposición David Sá
Re:_Re:_Atenas_pid Alberto
el plomo de hispan David Sa
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2098     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: numidos (pueblos periféricos)
Fecha:Sabado, 2 de Noviembre, 2002  17:04:30 (+0100)
Autor:David Sanchez <davius_sanctex @.....es>

(había enviado mi colaboración sobre numidios: pueblos limitrofes de Roma, como hace dos semanas, al parecer el mensaje no llegó nunca a la lista por lo cual lo remito de nuevo, espero que lo disfruteis) 
______________________________
 
1. Origen del Pueblo
Los numidios son los ancestros de los modernos bereberes. Así lo muestran por ejemplo las inscripciones 2 numidias bilingües (numidio-fenicio) conocidas, escritas en alfabeto Tifinagh. Dicho alfabeto continuó en uso entre los bereberes como parte de la herencia cultural numidia. El alfabeto se muestra por ejemplo en: www.proel.org/alfabetos.html
 
Incluso el nombre que se daban a sí mismos los numidios revela su origen.  En el siglo III a.C. existían dos reinos, el reino oriental (masilios) y el reino accidental (masesilios), seguramente ambos variantes del nombre que se daban a sí mismos, ambos de la raíz: *masi- que es la misma raíz que se aparece en la denominación de los modernos bereberes  mazigh- [pl. imazighen ‘berberes’, sing. amazigh ‘bereber’].
Sobre orígenes más remotos, lo que sabemos es que seguramente la propia familia lingüística bereber se originó en el N.  de África y allí ha debido permanecer desde el neolítico. Las lenguas bereberes se extienden desde Canarias (donde llegarían hacia el 300 a.C. hasta Libia). Además se hayan rodeadas de otras familias emparentadas como el Chadiano, o el Egipcio (todas ellas de la familia Afro-asiática que se supone se formó en el Sáhara húmedo, aunque eso es solo una hipótesis de trabajo que no ha sido probada).
 
2. Pueblos vecinos
Carthago. Los numidios entran en la historia de la mano de los púnicos. Los púnicos establecen asentamientos en la región de Carthago en el s. IX a.C. Lo que las fuentes clásicas y las inscripciones funerarias es que púnicos y libiofenicios (numidios) formaron la base poblacional de Carthago. La arqueología muestra en los entierros de Carthago una importante influencia de la tradición líbica. De hecho muchos de los nombres de persona encontrados en las inscripciones cartaginesas no son semíticos sino libiofenicios (más adelante hablamos de eso).
 
Roma. Tras la segunda guerra púnica Carthago se volvió a recuperar económicamente y volvía a una pujante potencia económica. Catón el Viejo había visitado Carthago poco antes de la tercera guerra púnica y quedó asombrado de la vitalidad de la ciudad, tanto que decidió que Carthago con el tiempo podría volver a ser un peligro para Roma. Así que Catón inició una de “sensibilización” sobre “el problema cartaginés”, en todos sus discursos ante el Senado se tratara el tema que se tratara siempre acababa con la frase que acabó haciéndose famosa: Ceterum præterea censeo Carthaginem esse delendam ‘Por lo demás, opino que Carthago debe ser destruida/borrada del mapa’. Para lograr una excusa para violar el tratado de paz entre ambas ciudades, el partido de Catón se sirvió del rey numidio Masinissa (numidio/púnico Masinisan) que sabiéndose apoyado por Roma arrastra a Carthago a una guerra defensiva 150 a.C. que el Senado Romano, por instigación de Catón, no aprobará y eso será usado como excusa por Roma para iniciar la tercera guerra púnica [que de alguna manera ellos estaban interesados en que se produjera].
 
La conquista Romana. Tras la tercera guerra púnica Masinissa amplió su reino a costa de los desventurados cartagineses [todavía en el siglo V San Agustín nos informa que muchos campesinos Túnez seguirán usando el púnico]. A Masinissa le sucedió Micipsa del que conservamos una siguiente inscripción bilingüe [De Masinisa tenemos monedas emitidas con su nombre, naturalmente]. A la muerte de Micipsa (118 a.C.) su reino fue dividió entre sus dos hijos Hiempsal y Adherbaal y sobrino Yugurta. Éste último se deshizo de sus dos primos y se enfrentó a Roma, siendo vencido. El reino quedó entonces bajo tutela romana y fue dividido: la parte occidental fue para Bocco rey de Mauritania y oriente para Gaudas, descendiente de Masinisa. En el 46 a.C. Juba I tomó partido por el bando de Pompeyo en Tapso, así que tras el triunfo de César Roma se anexionó la parte oriental de su reino que formo la provincia de Africa Nova.
Algo más tarde Augusto concebiría el plan de reconstruir Carthago pero eso aún dejó relativamente inalterado el interior y no fue hasta Septimio Severo, cuando se produjeron nuevas expansiones territoriales romanas cuando ser reorganizó la provincia.
 
3. Thugga: Capital de la Numidia
La ciudad más importante de númida era Thugga, en una región montañosa del sur de Túnez, que es una de las ruinas romanas más interesantes que existen en todo el mediterráneo, ya que sobre la ciudad no se reedificó, tras ser abandonada en el período bizantino.
De esta ciudad procede la famosísima inscripción de Thugga de la que se habla más adelante. En Thugga, situada en un paraje montañoso y estando ella misma sobre una montaña, existen numerosas inscripciones latinas monumentales. Pero parece que la ciudad debía ser altamente cosmopolita y que junto con algunos ciudadanos romanos encargados de la administración y otros negocios debía existir una importante base de habitantes que manejaba el púnico-fenicio y también el bereber. No tenemos demasiados testimonios que hablen sobre la distribución sociolingüística en las ciudades romanas. Pero el hecho de que las inscripciones como la inscripción de Thugga se inscribieran en dos idiomas sea sintomático tal vez que el número de bilingües o multilingües era relativamente pequeño siendo necesario en general usar las dos lenguas.
 
4. La lengua numidia
Las lenguas bereberes tienen género (masculino y femenino), número (singular y plural). En varias lenguas el masculino singular comienza obligatoriamente por una vocal normalmente a- y el femenino por t- y puede acabar también en -t. El plural se suele marcar con i- prefijada y -n sufijada. Algunos ejemplos en tamazight (taqabaylit):
 
amcic / tamcic / imcac / timcicin ‘gato, gata, gatos, gatas’
amghar / tamghar / imgharen / timgharin ‘anciano -a, ancianos -as'
amazigh / tamazight / imazighen / timazighin ‘bereber (m. y f.), bereberes (m. y f.)’
 
Pero que hay del numidio, si tenemos un puñado de inscripciones numidias. ¿Cómo podemos estar tan seguros de que el numido es una lengua bereber?
Para eso acudiremos a la ciudad de Thugga. Thugga es una ciudad que se remonta a tiempos púnicos. En Thugga fue encontrada otra inscripción bilingüe (púnico-numidio), que he analizado en cierto detalle. El texto púnico dice lo siguiente:
 
 
La traducción es [de los nombres propios la vocalizacion es dudosa]:
[1] tumba de ´tbn hijo de Ypmtt hijo de Plw
[2] los obreros de la piedra [son] `b´rsh hijo de `Abdishtart
[3] Zmr hijo de ´tbn hijo de ypmtt hijo de plw
[4] Mngy hijo de Wrskn
[5] y [?] [?] Zzy y Tmn y Wrskn
[6] los talladores de la madera [son] Msdl hijo de Nnpsn y ´nkn hijo de ´shy
[7] los fundidores del hierro [son] Shpt hijo de Bll y Ppy hijo de Bby.
 
El texto numidio (no mostrado en la imagen) dice:
[1] […] wypmtt wplw
[2] […]drš w´bdštrt
[3] [zmr …] wypmtt wplw
[4] mngy wwrskn
[5] kslns zzy tnn wrskn
[6] nbbn nsgry mdl wnnpsn ´nkn w´šy
[7] nbsn nzly špt wbll wppy wbby
 
De la comparación entre el texto púnico [imagen] y numidio [texto anterior] pueden extraerse algunas equivalencias:
 
(1) numidio nbbn nsgry        =   púnico hh’ršm šyr              ‘talladores de la madera’
(2) numido nbsn nzly           =   púnico hnskm šbrzl           ‘fundidores del hierro’
 
Llegar hasta aquí me resultó un trabajo de chinos. Cuando maltraduje el texto púnico y vi logré las correspondencias todavía no estaba muy seguro de que el numidio fuera una lengua bereber sólo tenía indicios como la -n que aparece
Una vez tuve realizado este trabajo encontré la obra de J. Álvarez Delgado, Catedrático de la Universidad de La Laguna, Inscripciones Líbicas de Canarias, Tenerife, 1964. Allí el autor ofrecía una traducción de ambos textos, el púnico que yo había logrado traducir y el texto líbico que el interpretaba a partir de diversas lenguas bereberes. El interpretaba mi nbbn nsgry como el berebérico *anebabben en-asghariy y similarmente mi nbsn nzly. No sé exactamente en que se basan estas reconstrucicones de Álvarez Delgado pero al menos hasta donde he podido comprobar guardan bien la similaridad con la única lengua bereber que conozco un poco el taqabaylit <asghar> = numido <-sgary> ‘madera’ etc, etc.
 
5. Estructura Social
La base de la economía numidia era la agricultura cerealística y como complemento se dedicaban a la cría de cabras, ovejas y cerdos. En el mundo rural habitaban casas de planta rectangular, organizadas en distritos bajo el mando de un jefe. Por encima de estos jefes había un sumo sacerdote que actuaba también de juez.
La filiación y la sucesión eran matrilineales, es decir, la herencia familiar y el nombre familiar y la posición social se heredaban de la familia materna. En la actualidad son patrilineales y el matrimonio implica normalmente el pago, en especias o en dinero, del “precio de la novia” (institución exendidísima por todo el mundo). El antiguo sistema matrilineal se refleja en que todavía entre los tuareg (plural de targi) la filiación es matrilineal [obviamente esto no es casual ya que la matrilinealidad está ligada a sociedades en que los hombres por largo tiempo se ausentan y son las mujeres las encargadas de administrar los bienes familiares].
 
6. Religión
Con anterioridad a la dominación romana sabemos que los proto-bereberes o numidios adoraban a las montañas y algunas rocas y cavernas eran lugares sagrados. En toda el área bereber fue muy común el culto al Sol (Amanai, entre los tuareg; Amen, entre los libios, parece claro su parentesco con el Amón egipcio), la Luna y las estrellas. También existía una larga serie de espíritus protectores, a los que los romanos llamaron genii. Otros dioses importantes eran Autaman, identificado con Mercurio; Ausliva, Yocolo y Baldir [sus funciones no nos están del todo claras]. Algún autor señala que tal vez hubo un dios supremo que ellos ven el dios de los tuareg Achaman (teniendo en cuenta que la a- de estos nombres suele ser un prefijo masculino, este nombre podría estar emparentado con el semítico Šamaš también dios del cielo). Los numidos también adoptaron algunos pocos griegos romanos, griegos y fenicios como: Ba`al Hamon-Saturnus y la diosa Tanit. También por influencia romana algunos sobreanos como Juba fueron deificados y adorados.
 
7. Supervivencia y otros datos.
La impronta romana quedó muy presente entre los numidios aún hoy tenemos en taqabaylit la palabra:
 
ta.rumi.t ‘mujer europea’ (la raíz rumi es una alusión a roma[na] )
ti.rumyin ‘mujeres europeas’
 
A principios de siglo V d.C. Numidia cae en poder de los vándalos, algo más tarde pasa a estar en poder del Imperio Romano de Oriente (Bizancio). Y hacia el 624 d.C. empiezan las incursiones musulmanas en el país.
 
 
 

En www.kabyle.com existen otros mapas interesantes de los reinos y tribus berberes durante la dominación romana, y tras la caída del imperio.

David Sánchez