Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 246 al 275 
AsuntoAutor
Re: Tópicos_sobre_ Alberto
La histórica convi José Lui
Temístocles (514- Alberto
Re: Tipos de forti Alberto
términos de escrit David Sá
Fw: otra curiosa a David Sá
Re: Arsuaga y sus Alberto
Re: Arsuaga y sus David
Re: Arsuaga y sus Alberto
"Sin pies ni cabez Alberto
Medieval - Alberto José Lui
Re: Ascendiente so David Sá
Re: David
Re: Los Godos: web David
Re: "Sin pies ni c David Sá
Historia Alternati David Sá
Ill Bethisad: Coro David Sá
Re: "Sin pies ni c David Sá
Re: Familias matri David Sá
Desmontando las te José Lui
Re: Historia Alter Alberto
Julio César era ep José Lui
estrategia militar David Sá
Reflexión sobre el Alberto
profeciías mayas y David Sá
Re: Julio César er David Sá
Re: RE: mujer y pa David Sá
Los aborígenes. La José Lui
Re:__Reflexión_sob Alberto
Una lista sobre la David Sá
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2307     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Los aborígenes. La alimentación en la evolución huma na. Juan Luis Arsuaga
Fecha:Viernes, 13 de Diciembre, 2002  13:03:32 (+0100)
Autor:José Luis Santos - Coordinador general <joseluis @..............com>

 
 
 

 
"Los aborígenes. La alimentación en la evolución humana" es el nuevo libro publicado por el paleontólogo Juan Luis Arsuaga.
 
saludos,
 
José Luis Santos
 
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
Fuente: ABC, Cultura-Libros, 13-12-02
 
JUAN LUIS ARSUAGA: «El cocido tiene ocho mil años y la olla podrida procede del Neolítico»
 
Rosa María Echeverría
 
En su libro de reciente publicación «Los aborígenes. La alimentación en la evolución humana» (RBA), que ha obtenido el Premio Sent Soví 2002 de literatura gastronómica, Juan Luis Arsuaga descubre la larga evolución alimenticia del género humano
 
-¿Cómo se alimentaban nuestros lejanísimos padres?
 
-Hace entre 7 y 4 millones de años nos imaginamos que la alimentación era muy parecida a la de los chimpancés actuales; sobre todo comían frutas, que tienen mucho azúcar. Pero a los chimpancés de hoy les das un filete y se lo comen. Ellos igual.
 
-¿Cuándo descubrieron los australopitecos la exquisita degustación de los huesos?
 
-De estos personajes ya sabemos muchas cosas. Caminaban erguidos y tienen entre 4 y 3 millones de años. Tenían unas manitas como las nuestras y eso es importante, porque los chimpancés no las tienen.
 
-¿Para qué las utilizaban?
 
-Desde luego, no para hacer encaje de bolillos. Hay una teoría, por cierto de un español, que explica que es para manipular semillas. Ya hay un cambio en la dieta. Además, sus muelas se han hecho más grandes, son vegetarianos, pero tienen que morder cosas más duras. Hay un esqueleto muy famoso de una hembra tatarabuela nuestra, de hace tres millones de años, que se llama Lucy. Medía un metro y pesaba 28 kilos. ¡Qué poca cosa éramos!
 
-¿Teníamos suficiente cerebro para ir eligiendo algún tipo de menú?
 
-No, porque el cerebro no era más grande que el de un chimpancé, ya que no tenían suficientes calorías para desarrollarlo. ¿Qué solución tienen ellos? Incorporar proteínas y grasas animales, porque son de más fácil asimilación que las fibras vegetales y no se necesita un tubo digestivo tan grande. Ese ahorro de energía lo retiran del tubo digestivo y lo invierten en el cerebro, porque son los dos órganos que más consumen.
 
-¿Cómo se acercan al delicado sabor del tuétano?
 
-Fue hace dos millones y medio de años. Ellos estaban acostumbrados a partir nueces con piedras y un día aplastan un hueso, que para ellos es una nuez animal, y descubren el tuétano, que tiene muchas calorías. Y ya eso es una rueda. Hace dos millones y medio de años aparecen en África unos homínidos grandes como nosotros. Ya no son sólo carroñeros, sino que tienen más complejidad social y mental.
 
-¿Y el fuego? ¿Cuándo descubren la excelencia de los guisos?
 
-Sólo tiene un cuarto de millón de años. En Atapuerca, por ejemplo, no hemos encontrado fuego. El problema es cuando abandonan nuestra propia cuna, que es África, vienen a Europa y aquí no hay mucho que comer. En otoño hay madroños, bellotas, castañas, nueces... En estos ecosistemas dependían de la caza.
 
-¿En qué momento histórico surgen los primeros cocineros?
 
-Con el fuego los neanderthales empiezan a asar la carne. Esto no aporta nada desde el punto de vista fisiológico, pero se ve que les gustaba. Sin embargo, tenían fijación por comerse el animal más gordo, el bisonte. Luego tiene lugar «la revolución del espectro amplio», que consiste en que empiezan a comerse las cosas pequeñas. Al final del Paleolítico, hace 13.000 años, se lo comen todo. Peces, tortugas, conchas, almejas, todo lo comible. Es la antesala de la revolución neolítica.
 
-¿Suelen ser gastronómicas las grandes revoluciones?
 
-Sí, porque en la zona de Israel, Mesopotamia y Turquía empiezan a sembrar trigo y cebada y a domesticar. Su lema es: «En lugar de cazarlos, domestícalos». Domestican la vaca y el cerdo. Empiezan con los garbanzos y las leguminosas y después inventan la cerámica. Ya hacen pucheros, los llenan de agua, descubren que así se ablandan los garbanzos, le ponen tocino al asunto y les gusta muchísimo. El cocido tiene ocho mil años. La zona de Atapuerca es famosa por las alubias, pero, sin duda, la «olla podrida» procede del Neolítico.
 
 

© 2001-02 José Luis Santos Fernández - joseluis@terraeantiqvae.com
Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo.