Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2690 al 2719 
AsuntoAutor
Me disculpen:Puntu Ana Mari
AVIONES EN LA ANTI Teresa M
Mensaje en una bot Ana Mari
El avión de Herakl Ana Mari
Re: AVIONES EN LA alicia.c
Re: Mensaje en una alicia.c
Re: AVIONES EN LA Alberto
euskera arcaico davius s
Re: AVIONES EN LA ignacio
La infancia de Eur José Lui
Agradecimientos y Francisc
Aún existen agujer José Lui
Re: Mensaje en una davius s
Re: Mensaje en una alicia.c
EL RIO DE LA HISTO Ana Mari
Pos-eso Ana Mari
Re: ¿América Latin Juan Bla
RE: Mensaje en una Luciana
Cosas de castillos Alberto
INGENUIDAD Ana Mari
Re: Re: ¿América L alicia.c
La primera palabra José Lui
EL VIAJE. Petra, u José Lui
Re: La primera pal Carlos S
RE: Mensaje en una Ricardo
Por mas vueltas qu Ana Mari
Re: Por mas vuelta alicia.c
Roiz: "La Joya es José Lui
Re: Por mas vuelta Marcos C
Re: Por mas vuelta Ana Mari
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5183     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[TA] Roiz: "La Joya es esencial para conocer Tartessos"
Fecha:Miercoles, 30 de Junio, 2004  13:19:30 (+0200)
Autor:José Luis Santos <joseluis @..............com>

   

 

 
 
Roiz: "La Joya es esencial para conocer Tartessos"
 
 
El arqueólogo que mejor conoce la necrópolis orientalizante asegura que no hay otra referencia tan valiosa como ésta en la Península Ibérica para estudiar la civilización fenicia y clama por su estudio y conservación.
 
 
Fuente: ÁNGEL SERRADILLA | Huelva Información.
 
 
Huelva. "Aquí se ubicó Tartessos, que fue la primera civilización de Occidente". Juan Pedro Garrido Roiz, profesor titular del departamento de Prehistoria y Etnología de la Universidad Complutense, lleva toda una vida dedicado a estudiar los restos de la necrópolis de La Joya y su diagnóstico no admite medias tintas. Los restos hallados por él mismo en el céntrico cabezo y en el parque Moret conforman el patrimonio más valioso de la ciudad y las instituciones y sus habitantes "tienen la obligación de conservarlo".
 
La puesta en marcha de un plan urbanístico en La Joya, que construirá viviendas junto a la necrópolis, no le parece adecuada, y aunque reconoce que "es legítimo ganar dinero", advierte sobre la necesidad de conciliar el interés público con el privado. El arqueólogo no entra en la polémica entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento sobre la idoneidad del plan, pero asegura que desde los poderes autonómicos siempre le han puesto pegas para investigar el pasado fenicio de Huelva.
 
Y no sólo desde la Administración regional han venido las dificultades. "Se ha excavado cuando y como se ha podido -explica- porque hemos tenido la incomprensión de bastantes sectores de la ciudad".
 
Frente a los obstáculos de la Junta, la sensibilidad que a su juicio ser está abriendo paso en el Ayuntamiento de Huelva, decidido a conservar los túmulos fuenrarios hallados por Garrido Roiz en el perímetro del parque Moret y que se conservarán in situ.
 
El investigador sostiene que las tumbas del Conquero forman parte de esa misma ciudad de los muertos que él excavó en La Joya en los años sesenta y setenta. El descubrimiento no fue suyo, sino de los hermanos Martínez Acuña y Martínez Coto, vecinos de la calle Fray Juan Pérez, que a finales de los cincuenta peinaron el cabezo para evitar desprendimientos y hallaron una vasija funeraria de bronce con dos asas. La conservaron y con el tiempo se supo que su interior contenía los restos de un hombre joven que había sido incinerado.
 
La cremación funeraria era tan usual entre nuestros antepasados como entre nuestros deudos más recientes y Garrido Roiz presentó sus primeras hipótesis sobre los usos y costumbres de la civilización tartésica de la vieja Huelva en un congreso nacional de arqueología celebrado en Sevilla, en el año 63. A partir de ahí, las excavaciones. Las últimas tuvieron lugar en 1996, en torno a los túmulos del parque Moret.
 
La necrópolis de Huelva, afirma, ha dado la mayor cantidad y singularidad de materiales de todos los enterramientos orientalizantes que se han descubierto en España. La cultura que se asentó en La Joya venía de Tiro, de Anatolia, de Siria. Sus integrantes permanecieron aquí en­tre los siglos VIII y VI antes de Cristo e introdujeron una forma de vida urbana y comercial desconocida hasta entonces. Trabajaban en la fundición y ornamentación de metales y probablemente exportaban plata y estaño.
 
Huelva, recalca Garrido Roiz, siempre estuvo vinculada a la explotación metalífera. En el caso de los tartessos, prosigue su teoría, el chollo duró hasta que la extracción dejó de ser rentable, o se extinguieron los recursos. Luego, el vacío de siglos, los íberos, los cartagineses y los romanos, las guerras púnicas.
 
Se podría, aclara el profesor, hacer una similitud entre lo que significaron los primeros fenicios que habitaron Huelva y lo que hizo la Rio Tinto Company Limited durante el XIX de nuestra era.
 
No sólo están los metales, los vasos zooformes, las tumbas, las vasijas funerarias, los carros griegos y las cerámicas que ahora se conservan en el Museo Provincial. Lo más importante del descubrimiento de la necrópolis de La Joya es que "donde hubo una ciudad de los muertos hubo una ciudad de los vivos". Y es que entre los hallazgos más importantes que hizo Garrido Roiz están los vestigios de un sistema de escritura con trazos fenicios y otros procedentes del griego-jonio arcaico. "Eso significa vida comercial y urbana, algo muy importante que no se da en otro lugar de la Península".
 
"Hay que investigar como sea", resuelve convencido el académico complutense. Y luego, en función de lo que allí se encuentre, actuar en consecuencia. Conservar en el mismo emplazamiento o trasladar los restos al museo. El está dispuesto a seguir con sus trabajos si alguien se lo encarga. De lo contrario, sus maletas están preparadas para ir a excavar a Chipre.
 
Mientras tanto, una queja: "De la necrópolis de La Joya no se ha ocupado nunca nadie porque a las Administración autonómica le ha traído sin cuidado. La obligación de los poderes públicos es fomentar la investigación, y la de la ciudad de Huelva, conservar su historia".
 
 
 
Huelva mira a su historia ante las murallas de la plaza de San Pedro
 
Cultura abrió ayer -y hasta el sábado- las puertas de la excavación arqueológica de San Pedro, donde se puede ver el origen de la ciudad de Huelva en los distintos vestigios encontrados 
 
LA MURALLA. Rodearía la parte donde se asentaba la ciudad, protegiéndola con sus edificios más nobles y en posible relación con el castillo.  
 
 
Fuente: EDUARDO J. SUGRAÑES | Huelva Información
 
HUELVA. El calor puede ser el peor enemigo, pero con un buen abanico se le puede poner el aire fresco necesario para no perderse una las excavaciones más interesantes realizadas hasta el momento en nuestra ciudad. La plaza de San Pedro tiene en su esquina con la calle san Andrés restos relevantes como un potente muro que en todo momento está haciendo pensar que puede tratarse de una muralla que protegía a la ciudad en el siglo II ó III antes de Cristo, en los conflictos púnicos, momento en el que se ve necesario amurallar la ciudad, es la época en el que Roma está en pugna con Cartago.
 
Ahora, bajando algo más de unos dos metros por unas escaleras metálicas que ha puesto la Delegación Provincial de Cultura se puede retrotraer a la ciudad de hace dos mil doscientos años. La delegada de Cultura Guadalupe Ruiz y el delegado de la Junta de Andalucía, Juan José López Garzón en Huelva hacían ayer una invitación a los onubenses para que se acerquen y bajen a conocer esta excavación que ha realizado el equipo de Ánfora, que dirige Olga Guerrero. Guadalupe Ruiz dijo ayer que con estas puertas abiertas se da la oportunidad "de disfrutar de un patrimonio que difícilmente se puede ver con frecuencia". López Garzón coincidía con la delegada en afirmar que "no es frecuente encontrar restos arqueológicos de la importancia de estos de la plaza de San Pedro, merece la pena que los ciudadanos los conozcan y los valoren".
 
El arqueólogo provincial José María García Ricón destacó la importancia de los restos arqueológicos encontrados, situando su cronología en el siglo II ó III antes de Cristo, sin embargo matizaba que los estudios están en una fase inicial, aunque hay evidencias arqueológicas en los cimientos de los sillares de la muralla que hacen poner en evidencia esta cronología. Aunque en época moderna se hace un pozo, "ven la estructura muraria y hacen una trinchera que sigue el muro para desmontar elementos o para cualquier otro uso del pozo, lo que provoca que se destruya la estratigrafía hasta los cimientos". Se pierden los registros en la zona alta, "pero se piensa que el conjunto de sillares sería el mismo, lo que haría falta es ver el interior de la muralla", lo que ocurre es que esta se adentra debajo del edificio de la clínica San Vicente. El muro, siguiendo el relato de García Rincón, sería una muralla que posiblemente se utiliza posteriormente para la cimentación de época moderna y medieval. Hay elementos de esquina que pueden ser una torre de la muralla; posteriormente se deja y se amortiza con construcciones romanas adosadas, especialmente esta gran estructura de sillares. A continuación aparece una muralla retranqueada con un espacio que puede ser una puerta o zona de ingreso de la ciudad. En época medieval o islámica se le adosan otras estructuras, como un muro de sillares y otro de técnica mixta, que se le adosa para cerrar una estancia, que bien puede cerrar ese ingreso a la ciudad o reutilizar el espacio. También aparecen otros muros que corren paralelos a la línea de la actual acera de la plaza de San Pedro, que ha sido datado de época romana.
 
En cuanto al espacio extramuros, situado en el solar en la esquina de la calle San Andrés aparece un elemento de necrópolis romana que está en relación con elementos funerarios aparecidos en el antiguo colegio Maristas y en el Francés. Posteriormente este espacio es utilizado de manera superpuesta por las casas islámicas que se sitúan fuera de la ciudad en un poblamiento disperso, según pone de relieve el arqueólogo provincial García Rincón. 
 
Patrimonio decidirá su futuro 
 
La Comisión de Patrimonio decidirá en su próxima reunión el futuro de los restos arqueológicos de la plaza de San Pedro. La delegada de Cultura Guadalupe Ruiz ya ha destacado en varias ocasiones la importancia de los mismos. En la primera ocasión autorizando la Comisión de Patrimonio una segunda excavación que es la que ahora concluye. Lo que la comisión autorizaría ahora sería una nueva intervención y en este caso más exhaustiva, "ya que todo no está excavado", resaltó Guadalupe Ruiz, quien dijo que estamos "en el inicio de la ciudad de Huelva y que junto con el Francés, el cabezo de San Pedro y su iglesia, y los restos de Crisluis, nos encontramos en el cogollo del inicio de la ciudad de Huelva". 
 
 
Enlaces relacionados:
 
 
 
 

 

 


© 2001-2004   José Luis Santos Fernández   Editor
Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo de:  TERRAE ANTIQVAE
* Portal de Arqueología, historia y patrimonio de los pueblos del Mediterráneo.
Suscríbete gratuitamente en el  FORO  ,en  NOTICIAS
 
Legal: Queda prohibida la reproducción total o parcial de este mensaje sin la autorización expresa del autor.