Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 556 al 585 
AsuntoAutor
Re: Monogénesis li David
Historia Antigua d david sa
A lingua Geral no david sa
más debate por fav david sa
Re: Cuestiones met david sa
Re: Los Semitas y david sa
RE: duda sobre el Teresa M
Re: Los Semitas y david sa
Re: Estado / Reino david sa
Cuestiones metodol Alberto
Re: Los Semitas y Ana Mari
Re: Monogénesis li david sa
Re: Los Semitas y david sa
Re: Los Semitas y david sa
Re: Los Semitas y Ana Mari
Re: Los Semitas y Ana Mari
Re: Alfabeto y def Ana Mari
Re: Alfabeto y def david sa
Orientalizante Alberto
Re: Período Orient david sa
los ugaríticos no david sa
Re: Los Semitas y David
Vocales en fenicio david sa
Una de dragones Alberto
Re: Cuestiones met David
Re: Monogénesis li David
Re: Vocales en fen david sa
Re: Semitas david sa
Re: Una de dragone Javler
Cavalli-Sforza RAMON MA
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2877     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Una de dragones
Fecha:Viernes, 7 de Marzo, 2003  18:46:46 (+0100)
Autor:Alberto Ocaña <ethandun @.....es>

 Cualquiera que haya manejado documentación medieval
sabe que los dragones existen. Esto es, sin embargo,
una especie de secreto profesional; todos lo sabemos
pero hay una norma no escrita que nos impide ir
desvelándolo por ahí. No obstante, en ocasiones se
filtran cosas, y es por ello que los dragones han
salido del anonimato en más de una ocasión. Así, los
hemos visto recurrentemente en algunas películas, lo
cual provoca serias reprimendas del gremio de los
medievalistas a aquellos que dejan escapar el secreto.
En fin, es una profesión amplia y es inevitable que
haya quien se va de la lengua. 

No obstante, se ha conseguido maquillar en más de una
ocasión. El monstruo del Lago Ness, por ejemplo, es un
dragón, pero la influencia de los historiadores de la
Edad Media consiguió que pasase al folklore como
"monstruo" cuando obviamente -eso lo sabe todo el
mundo que ha visto uno- es un dragón. Sólo que
acuático.

 No obstante lo dicho, ya estoy harto. Si aquí
cualquier hijo de vecino puede reclamarse heredero
directo por vía materna y génetica de los turdetanos
o, que su pueblo, Villaflorida del Pedrusco, tiene
cuatro mil años porque lo dice una fuente escrita -la
cual seguidamente habla de un monstruo marino de tres
cabezas- yo no voy a ser menos. O jugamos todos o
rompemos la baraja. Así que yo, aquí y ahora, defiendo
ante la Historia y el Mundo la existencia de los
dragones, con los papeles por delante y todo. A ello
voy:

 Alguna vez os he hablado de Rodas, con la cual tengo
cierta vinculación académica y sentimental. Esta
preciosa isla está al sureste del Egeo, muy cerca de
la costa de Asia Menor, en Grecia, y tiene una larga
tradición de hechos notables. Por ejemplo, en la
antigüedad, el asedio de Poliorketes y su famoso
Coloso, destruido por un terremoto pocos años después,
pero cuyos restos todavía pudieron ser observados por
algún viajero posterior.

 En 1309 la Isla cayó a mano de los caballeros de la
Orden de San Juan del Hospital de Jerusalén, que
venían expulsados de Acre y rebotados de Chipre. Allí
permanecieron hasta que en 1522 Solimán el Magnífico
tomó la ciudad, los caballeros pusieron proa a Malta,
y el Emperador pudo poner cara de intrépido y
posteridad y decir aquello de "nada nunca se perdió
también" (frase que, por lo demás, generó jocosos y
alegres comentarios entre los caballeros y sargentos
que pudieron escapar por los pelos de la isla,
heridos, mutilados y como mínimo cabreados de los más
de 6 meses de asedio y bombardeo turcos, mientras la
Cristiandad miraba para otro lado como quien no quiere
la cosa. Nos han salido solemnes ahora que no llueven
cañonazos y perdigones como sandías del amigo Pasha y
su dichosa Puerta Sublime, debieron pensar. O algo
así).

 A lo que iba. La Isla es de suyo agradable,
mediterránea, verde y tranquila. Heliousa, la amiga
del sol. En la arroyada de las Petaloudas, "las
mariposas parecen motas de fuego" y famoso fue el azul
de la crín del Egeo. O la imagen de la ciudad
destacando "como un grabado sobre el potente azul del
mar", como diría un efímero y notable visitante a
principios del siglo pasado.

 No siempre fue todo tan tranquilo. Al tomar posesión
de la Isla los caballeros, grandes cazadores, se
toparon con un problema en forma de dragón. Éste,
había establecido su dragonil morada en la arroyada de
Santrouli, en las laderas meridionales del Monte San
Estefano. Como todo dragón que se precie, sea rodio o
de cualesquier lugar, se dedicaba a agriar la vida de
los tranquilos vecinos de la Isla, devorando -uno es
dragón pero no tonto- especialmente a las jóvenes
casaderas de los atemorizados habitantes. Como no
podía ser menos, además se había llevado por delante
la vida de un cierto número de caballeros que
intentaron abatirlo en singular combate. En
definitiva, nuestro voraz dragón era de esos que si se
busca una enciclopedia te sale la foto del susodicho.

 Tánto era el coste que su caza había provocado, que
el Gran Maestre de la Orden prohibió expresamente
cualquier otra operación contra él. No obstante, y ya
que las reglas están para romperlas, más si se trata
de un dragón, y más si se dedicaba a sembrar el
estupor en la tranquila Isla, un osado caballero de
nombre Dieudonné de Gozon, de Provenza, combinando
artificio y galantería, entreno una jauría de perros
ingleses usando un molde en madera del dragón, y se
dirigió a la caza del interfecto, dándole muerte con
esa mezcla de arrojo e ingenio, por lo demás tan
propia de los provenzales.

 El caballero fue privado de su hábito por incumplir
la orden, aunque gracias al clamor popular fue
restituido en la obediencia e incluso llegó al cargo
de Gran Maestre, el cual desempeñó entre los años 1346
y 1353, tal y como recoge la historia de la Orden.

 La leyenda la recoge Porter en su libro sobre los
caballeros de Malta publicado en Londres en 1883, y el
poeta Schiller en su "Der Kampf mit dem Drachen". Para
desconfiados, se encuentra además en el libro de Eric
Brockman, "The two sieges of Rhodes: The Knigths of
St. John at War", Nueva York, 1995, p. 32.

 Quien aún desconfíe puede acudir a los archivos de la
Orden, en los cuales a algunos no nos resulta extraño
que titulen a De Gozon invariablemente como "Extinctor
Draconis", ya que los dragones existir, han existido.

 Y ahora, que venga alguien y me demuestre lo
contrario.

Alberto Ocaña.



___________________________________________________
Yahoo! Móviles
Personaliza tu móvil con tu logo y melodía favorito 
en http://moviles.yahoo.es



_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
                 !!Tu correo gratuito para siempre!! 
            10 megabytes de espacio, agenda de direcciones,
            garantizado de funcionar siempre con eListas.net
               y por supuesto con el resto de Internet...
                          !!En GeoMundos!!
Haz clic aquí ¡YA! -> http://elistas.net/ml/119/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~