Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 654 al 683 
AsuntoAutor
¿Porqué no fue fác david sa
RE: ¿Porqué no fue David Sá
El largo camino de José Lui
Re: ¿Porqué no fue david sa
RE: ¿Porqué no fue David Sá
El largo camino de José Lui
Un antepasado de 1 José Lui
Re: menstruación y david sa
Sobre Dragones Ana Mari
Re: qué gustazo david sa
El Krak de los Cab Alberto
Re: Mapas de Améri david sa
RE: Escritura azte David Sá
Free TTF for Ancie David Sá
América del Norte David Sá
RE: El Krak de los David Sá
RE: Mapas de Europ David Sá
RE: Mapas de Améri David Sá
El idioma Mixteco José Lui
Olmecas = mixe-zoq david sa
Re: El idioma Mixt david sa
neolliberalismo y david sa
Historia Antigua d david sa
el numero 0 (cita David Sá
RE: América del No David Sá
Re: neolliberalism david sa
La escritura en la José Lui
El número cero may José Lui
Malditas sean las José Lui
Re: neolliberalism Yahoo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3031     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: El idioma Mixteco
Fecha:Viernes, 4 de Abril, 2003  19:36:11 (+0200)
Autor:José Luis Santos <joseluis @..............com>

 
 
EL MIXTECO 
 
FILIACIÓN LINGÜÍSTICA   
 
       En el mapa lingüístico de Mendizábal y Jiménez Moreno, de 1939, el mixteco pertenece a la familia mixteca, rama olmeca o popoloca-mixteca del grupo olmeca-otomangue o macro-otomangue. Esta familia está integrada por los idiomas mixteco, amuzgo y cuicateco. El chocho y el ichcateco, no obstante estar incrustados dentro del área mixteca, pertenecen -junto con el popoloca de Puebla y el mazateca- a la familia popoloca de la misma rama olmeca. En el mapa, el trique se ha clasificado por vía de ensayo con la familia popoloca, pero a pesar de no estar definitivamente clasificado todavía, recientes investigaciones hechas por los señores Monzón y Weitlaner, parecen no dejar duda de que pertenece al grupo macro-otomangue y que probablemente está más cerca de la familia mixteca que de la popoloca. Todos estos idiomas que en conjunto forman la rama olmeca o popoloca-mixteca, ocupaban un territorio continuo. Estaban rodeados en el oeste por los tlapanecas (sioux-hokano); en el noroeste, norte y noroeste, por gente de habla nahua (taño-azteca); en el este, colindaban con gente chinanteca y zapoteca, cuyos idiomas también se estiman emparentados con el grupo macro-otomangue.
 
       Al estudiar la distribución geográfica del grupo macro-otomangue, se ve que ha sido separada por una cuña nahua en dos grandes bloques principalmente: uno norteño u otomiano, y otro meridional u olmeca. El bloque olmeca colinda en el este, si descontamos infiltraciones más recientes de habla nahua, exclusivamente con grupos de filiación macro-mayanoes (incluyendo los zoquanos), de cuyo establecimiento de gran antigüedad en su territorio, no cabe duda. Tal posición debe resultar en una antigüedad igualmente grande para sus vecinos inmediatos del bloque olmeca.
 
       De enorme interés es anotar que todos los idiomas de la rama olmeca, junto con el chinanteco, zapoteco y tlapaneco, tienen tonos, lo que hace de esta área el centro más importante de idiomas tonales del continente, ya que los únicos otros casos conocidos son los del navajo (na-dene) y del cheroki (sioux-hokano).  
 
 
CLASIFICACIONES PREVIAS HECHAS DEL MIXTECO Y LA RAMA OLMECA  
 
 
       Aunque el estudio de estos idiomas fue iniciado por los padres dominicos a mediados del siglo XVI, tenemos que esperar hasta fines del siglo pasado para encontrar intentos de agrupaciones y clasificaciones. El primero que dio un paso en esta dirección fue Orozco y Berra, que en su "Geografía de las lenguas" trata de clasificar el lugar del mixteco. La familia mixteco-zapoteca fue establecida poco después por Pimentel, Nicolás León y Belmar. Basándose en el estudio comparativo de Pimentel, Nicolás León presentó al mixteco como miembro del grupo mixteco-zapoteco. Belmar amplía los resultados de Pimentel y aporta algunas pruebas de ese parentesco. Sin embargo, Mechling lo pone en duda haciendo ver las diferencias existentes. Estas objeciones son incorporadas por Thomas y Swanton en su Indian Languages of Mexico and Central America. En seguida Lehmann muestra las semejanzas que existen entre el mazateco y el chorotega-mangue, por lo cual después el padre Schmidt en su Sprachfamilien und Sprachenkreise der Erdel ya habla de una familia otomí-mangue. Al mismo tiempo, González Casanova en su estudio sobre Los idiomas popolocas y su clasificación llega a unir al ichcateco, al mazateco y al chochopopoloca en un grupo. De acuerdo con tales resultados, Mendizábal y Jiménez Moreno presentan en su mapa Distribución prehispánica de las Lenguas indígenas de México, de 1936-37, una familia mixteca y otra popoloca, y en la nueva carta lingüística de Norte y Centroamérica la familia popoloca es incluida en un grupo otomangue. Mientras tanto, Radin publica un trabajo llamado The Zapotec Linguistic Group en el que reivindica y reintegra la familia mixteco-zapoteca de Pimentel y Belmar. De estas mismas lenguas se había ocupado ya Jaime de Angulo en su trabajo The Linguistic Tangle in Oaxaca. Posteriormente Eeker señala relaciones entre el otomí y el mixteco; en el Congreso de Americanistas de 1939, simultáneamente Jiménez Moreno y J. A. Mason establecieron el grupo olmeca-otomangue o phylum macro-otomangue, llegando, independientemente, a las mismas conclusiones. Ambas clasificaciones pueden verse, respectivamente, en el nuevo mapa de Jiménez Moreno incluido en Razas y lenguas indígenas de México de Jorge A. Vivó y en el mapa y artículos de Mason y Johnson de "The Maya and their Neighbors". Aunque todavía no se ha establecido definitivamente este grupo macro-otomangue con sólidas pruebas lingüísticas, ya se han aportado algunas primeras comprobaciones, por ejemplo, en los trabajos de Weitlaner.
 
       Un estudio moderno y exhaustivo del mixteco ha sido hecho por Kenneth L. Pike del Summer Institute of Linguistics.    
 
 
LO QUE DICEN LAS FUENTES SOBRE EL IDIOMA MIXTECO 
 
 
       El mixteco está dividido en varios dialectos, hecho que ha sido anotado por fuentes como Herrera y Torquemada, quienes mencionan, cada uno, la existencia de una docena de dialectos en la Mixteca. El padre De los Reyes divide la Mixteca Alta en cuatro dialectos, incluyendo el chocho. El más importante y que se extendía a todas las provincias mixtecas fue, según este padre, el de Teposcolula. Al decir de la tradición, era originalmente el dialecto de Tilantongo, y fue traído desde aquel pueblo por uno de sus caciques que con su gente se estableció en Teposcolula. En segundo lugar ubica el dialecto de Yanhuitlán, que además se hablaba en Coixtlahuaca, Nochixtlán, Jaltepec y Cuilapan y quizá también en San Pablo Huitzo. De este dialecto dice el padre que "no dejará de entenderse entre los principales, y gente que cruza los caminos y pueblos con sus tratos y mercaderías, y la gente plebeya sacará unas razones por otras". Un tercer dialecto se hablaba en Tlaxiaco, Achiutla y otros pueblos. Estas tres divisiones, o sea: de Teposcolula, Yanhuitlán y Tlaxiaco, fueron también reconocidas en el siglo XVII por el padre Villavicencio de Chila." Es probable que todavía existiesen por lo menos dos dialectos más: uno para la costa, en el sur, y otro para la Mixteca Baja, en el norte. De los Reyes menciona el primero cuando dice que se hablaba en Cuilapan, junto con el de Yanhuitlán. La región chocho, que fue bilingüe, comprendía a Coixtlahuaca, Tejupan, Tamazulapan "y otros pueblos de su comarca; algunos son más mixteca que chuchones". Como se ve, el padre De los Reyes dista mucho de delinear claramente las diferentes áreas dialectales, pero de todos modos hemos intentado marcarlas en el mapa I. Al contrario, el padre Burgoa dice que aunque el idioma se diferenciaba, "todos se comunican y entienden"; añade que en Almoloyas y otros pueblos se habla el cuicateco. Lo que él llama la lengua de Cuquila y que debe ser el triqui, se hablaba "en pocos y pequeños pueblos".
 
 
 
Dialectología del mixteco, según el padre de los Reyes 
 
 
       La existencia de un número tan elevado de dialectos -si deveras fueron doce- no sorprende en una comarca tan extensa y de tan difíciles comunicaciones como es La Mixteca. Por los ejemplos que da De los Reyes, las diferencias dialectales no parecen de mucha trascendencia, son casos de elisión, de cambio de fonemas y de asimilación progresiva. Diferencias de otro tipo son el uso de prefijos y sufijos posesivos, fenómeno que también ocurre dentro de cada dialecto como forma reverencial al hablar a dioses y señores. Herrera, por otra parte, dice que los dos principales dialectos fueron el de la Mixteca Alta y el de la Mixteca Baja "i entre ambos sincopadamente".
 
       Otra región bilingüe fue la amuzga, cuyo idioma, el amuzgo, se hablaba en un corto número de pueblos en la zona limítrofe meridional de Guerrero y Oaxaca.
 
       Finalmente, hay que notar que la clase gobernante hablaba además del mixteco, el mexicano. Esto puede deberse a su mezcla con grupos inmigrantes nahuatizados o de origen nahua, y en parte también a casi 200 años de supremacía mexicana. Según la Relación del distrito y pueblos del obispado de Tlaxcala se doctrinaba en mexicano y mixteco, en no menos de siete pueblos de la Mixteca Baja; todos, sin embargo, se encuentran en la periferia de la Mixteca, yendo desde Zapotitlán cerca de Tehuacán, vía Acatlán, hasta Icpatepec, no lejos de Tlapa. En el pueblo de Piaztla se hablaba según unas fuentes "mexicano corruto", según otras, mexicano a secas, todas, no obstante, inclúyanlo en el área mixteca.
 
       Las zonas limítrofes del área mixteca no siempre se dejan precisar, en parte por falta de datos y en parte debido a la información confusa de las distintas fuentes, que tan pronto consideran un pueblo como mixteco, popoloca o mexicano, etcétera, aunque tales datos pueden también reflejar una situación de bilingüismo o de fluctuaciones en la frontera lingüística. Sabemos por López de Velasco que la provincia de La Mixteca incluía las zonas amuzga y ayacasteca; otros autores tienden a incluir algunos pueblos cuicatecas. Es posible que esto último sea más bien un antiguo concepto político. Donde menos clara está la situación es en el occidente. Sabemos que el límite seguía, a grandes rasgos, primero el río Atoyac y luego la actual frontera entre Guerrero y Oaxaca y que, según el obispo De la Mota, el remate de la Mixteca Baja estaba en Alcocahuacan (Alcazahuaca Y, pueblo situado entre Tlapancingo y Tlapa. Sin embargo, en las Cartas de religiosos, de la provincia de Tlapa, se termina diciendo que doctrinaban a 4 000 en mexicano, y en mexicano también a 1 000 tlapanecos y mixtecos.
 
"LINGÜÍSTICA"
La Mixteca: Su cultura e historia prehispánicas
Barbro Dahlgren
págs. 48-54.
1990.
 
 
SITUACIÓN ACTUAL
 
INTRODUCCIÓN.
 
       Tu'un Savi "Palabra de la Lluvia" es una lengua que pertenece a los idiomas de origen Proto-otomangue que data de 64 a 66 siglos míminos de diversificación (Hopkins y Josserand,1979:14). El segundo nivel de clasificación se denomina Proto-mixtecano que data 39 siglos mínimos de diversificación y pertenecen el mixteco, el cuicateco y el triqui (Ibid). Aquí no se incluyen evidentemente otras lenguas que están emparentadas con la lengua mixteca que son el chinanteco, el zapoteco, el amuzgo, el ixcateco, el popoloca, el chocholteco y el mazateco, entre otros (Ibid). Todas estas lenguas formaban en la antigüedad un solo idioma, pero a través del tiempo fueron perdiendo contacto entre sí, hasta llegar a ser ininteligibles.
 
       En fechas recientes se ha sabido que cada una de las lenguas de la rama otomangueana presenta una cantidad excesiva de variantes dialectales como evidencia de los constantes cambios en su estructura. La lengua mixteca cuenta actualmente con muchas variantes; algunos investigadores manejan más de treinta, otros menos de ese número, a pesar de que todo los mixteco-hablantes ocupan territorios geográficos contínuos, con excepción de la población migrante que ha llegado a contar con nuevos asentamientos: Valle de San Quintín, Baja California; Istmo de Tehuantepec; área metropolitana del Valle de México, ciudades de otros países, pero fundamentalmente en las ciudades de los Estados Unidos: California, Oregon, Washington, Nueva York, Carolina del Norte, Pensilvania, etc.
 
       Según algunas fuentes, el territorio original de los mixtecos es de más de 40,000 kilómetros cuadrados comprendiendo los Estados de Puebla, Guerrero y Oaxaca. En lo que a la población se refiere, el Dr. Thomas C. Smith Stark, tomando los datos de INEGI de 1990, ofrece una distribución geográfica global de la población hablante del idioma mixteco y es la siguiente (Smith,1994:5-7).
 
       En el total de mixteco-hablantes que señala Smith no están incluidos los 81,107 niños de 0 a 4 años en familias cuyo jefe habla la lengua mixteca. Si se contaran daría un total de 467,981 mixteco-hablantes (Ibid). Además, en estos datos no figuran los migrantes transnacionales que durante los últimos años se han dirigido fundamentalmente hacia los Estados Unidos.
 
       En el Estado de Oaxaca es donde se encuentra concentrado el mayor porcentaje de la población hablante Ñuu Savi (más del 60 % ), así como el número de hablantes con una complejidad de variantes dialectales, fundamentalmente en su estructura lingüística, debido a la existencia de otras lenguas como el triqui, el chocholteco, el amuzgo, el cuicateco y el ixcateco.
 
       A pesar del complejo problema linsgüístico señalado que tiene su origen en el contacto de la lengua mixteca con la lengua castellana y aun del inglés, durante las últimas décadas ha resultado prioritario participar activamente en la reconstrucción histórica del territorio mixteco a través de la lengua. De aquí que el presente trabajo constituye el resultado de más de una década de discusión en distintas espacios que se han generado como: los más de treinta seminarios-talleres de lectura y escritura en Tu'un Savi, seis Encuentros de Escritores en Tu'un Savi y dos Congresos, donde han participado más de 300 mixteco-hablantes, procedentes de distintas comunidades de Puebla, Guerrero y Oaxaca, además de la representación de los hermanos migrantes de Baja California e Istmo de Tehuantepec.
 
       En cada uno de los espacios señalados se ha discutido, reflexionado, analizado y propuesto que es una imperiosa necesidad abordar la escritura en esta lengua que legaron nuestros ancestros, como una forma de equiparar con las demás lenguas que se hablan en el mundo (competencia lingüística). Es decir, la tendencia es que a largo y mediano plazo, Tu'un Savi tenga su propio desarrollo a través de la participación de sus propios hablantes; pero para ello reviste de suma importancia comenzar por diseñar algún acuerdo previo de cómo registrar nuestros conocimientos, es decir, uniformar por lo menos el sistema de escritura para posibilitar su lectura por cualquier hablante de la lengua. Una de las razones de esta insistencia que no tiene carácter político, es la necesidad de registrar los conocimientos milenarios que los ancianos aun poseen antes de que éstos mueran; otra es propiciar que los mensajes sean más inteligibles, ya que a nivel oral existe alrededor del l0% el grado de inteligibilidad y a nivel escrito, alrededor del 40%.
 
       Tanto los integrantes de la Dirección Colectiva de Ve'e Tu'un Savi, A. C. como los demás socios estamos conscientes que estas primeras propuestas no constituyen la última palabra, ni las más acabadas, más bien es el inicio de una larga lucha por reivindicar lo mixteco que durante los finales del siglo XX constituyen un reto y un desafío, que si bien es cierto que se ha avanzado en el reconocimiento de que nuestro país México es multilingüe y pluricultural, en la práctica sucede lo contrario debido a otros factores de alcances inusitados.
 
       Por las anteriores explicaciones, comparativamente nos ha tocado ver que la misma lengua de Cervantes (la española) ha tenido sus últimas modificaciones con la presencia de la "ch" y la "ll" en el abecedario; qué se puede pensar del Tu'un Savi, que por el mismo proceso de colonización ha tenido un desarrollo desfavorable.  
 
 

© 2001-2003, José Luis Santos Fernández - joseluis@terraeantiqvae.com
Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo de: