Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 91 al 120 
AsuntoAutor
RE: Sobre enigmáti David Sá
Sexo en el paleolí Alberto
La lengua Naxi (s. David Sa
La lengua Naxi (s. David Sa
Antiguo Egipcio David Sa
Re:__Nerón Alberto
El cráneo de Toume José Lui
Re: Ayuda sobre tu David Sa
Re: El cráneo de T David Sa
Jericó y los profe David Sa
Re: Sexo en el pal David
Re: La lengua Naxi Diego Má
Re: El cráneo de T David Sa
proto-vasco David Sa
RE: El cráneo de T Veiga Ar
... la historia se David Sa
RE: Jericó Ana VAZQ
Re: ... la histori oscar go
Fw: Herodot, defin Claudius
Pueblos del Sudest Alberto
Precocidad en la f Alberto
Re: Pueblos del Su Ana Mari
RE: respuesta Ana Mari
Re: Pueblos del Su David Sa
Re: El lenguaje y David Sa
Re: Sudeste Asiáti David Sa
Re: Lengua y polít David Sa
Fwd Pelasgians - e David Sa
Sobre el nombre Sa David Sa
Diversidad y Forta David Sa
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1967     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: El cráneo de Toumei pertenece en realidad a una gorila h embra
Fecha:Jueves, 10 de Octubre, 2002  10:58:10 (+0200)
Autor:José Luis Santos - Coordinador general <joseluis @..............com>

 
 
 

 
FIASCO CIENTÍFICO / El cráneo de Toumei, el supuesto primer antepasado del hombre, pertenece en realidad a una gorila hembra
 
Un grupo de antropólogos estadounidenses ha puesto en tela de juicio el que fue presentado como el hallazgo más importante para explicar el origen del hombre. Toumai, un fósil hallado en Chad, fue presentado a la opinión pública como el cráneo del primer homínido. Hoy, estos científicos opinan que se trata del simple resto de un simio.
 
 
 
Cuando este fósil, de entre seis y siete millones de años, fue descubierto a principios de este años, fue proclamado el más antiguo de un miembro de la familia humana, el primer homínido. El antropólogo Milford Wolpoff, de la Universidad de Michigan, y sus colegas, han refutado esta opinión en la edición de esta semana de la revista Nature.
 
 
 
Según los rasgos del cráneo de Toumai -los dientes, la frente y la parte posterior que en su día ocuparon los músculos del cuello- los investigadores de Michigan concluyen que el cráneo está más cerca de ser parte de una especie femenina de gorila que de un grupo de simios, ahora extinguido. Su descubridor, Michel Brunet, de la Universidad de Poitiers, en Francia, utilizó estos argumentos para lanzar este descubrimiento al mundo. Ahora, el pequeño tamaño de la dentadura se relaciona no con el hombre actual sino con una especie de simios,  
 
Toumai, considerado por algunos cuando fue presentado como el eslabón perdido, recibió este nombre, que significa 'esperanza de vida' en el lugar en el que fue encontrado en Chad.  
 
Brunet investigador, que dirige en Chad la Misión Paleoantropológica Franco-Chadiana (MPFT), ha subrayado, antes de conocer el informe de Nature, que "si queremos reconocer las relaciones de parentesco debemos averiguar los caracteres derivados, y no sólo los caracteres primitivos o ancestrales".  
 
En este sentido, ha indicado que 'Toumai' presenta caracteres derivados claramente homínidos "como una cara ya reducida y sin un hocico largo, una dentadura con dientes de morfología bastante homínida, con un esmalte más espeso que el de los grandes simios, con una serie dental continua y un canino superior de pequeño tamaño".  
 
Además, según su criterio, el agujero occipital por donde sale la médula espinal, "se encuentra ya en una situación más anterior que la de los chimpancés y los gorilas, y eso es un carácter conocido en los homínidos posteriores que son bípedos". 
 

 
Científicos estadounidenses cuestionan el hallazgo del cráneo del primer homínido
 
Un grupo de antropólogos estadounidenses ha puesto en tela de juicio el que fue presentado como el hallazgo más importante para explicar el origen del hombre. Toumai, un fósil hallado en Chad, fue presentado a la opinión pública como el cráneo del primer homínido. Hoy, estos científicos opinan que se trata del simple resto de un simio.
 
Cuando este fósil, de entre seis y siete millones de años, fue descubierto a principios de este año, fue proclamado el más antiguo de un miembro de la familia humana, el primer homínido. El antropólogo Milford Wolpoff, de la Universidad de Michigan, y sus colegas, han refutado esta opinión en la edición de esta semana de la revista Nature.  
 
Según los rasgos del cráneo de Toumai -los dientes, la frente y la parte posterior que en su día ocuparon los músculos del cuello-, los investigadores de Michigan han concluído que el cráneo está más cerca de ser parte de una especie femenina de gorila que de un grupo de simios, ahora extinguido.
 
Su descubridor, Michel Brunet, de la Universidad de Poitiers, en Francia, utilizó estos argumentos para lanzar este descubrimiento al mundo. Ahora, el pequeño tamaño de la dentadura se relaciona no con el hombre actual sino con una especie de simios. Toumai, considerado por algunos cuando fue presentado como el eslabón perdido, recibió este nombre, que significa esperanza de vida en el lugar en el que fue encontrado, en Chad.
 
Brunet, investigador que dirige en Chad la Misión Paleoantropológica Franco-Chadiana (MPFT), ha subrayado, antes de conocer el informe de Nature, que «si queremos reconocer las relaciones de parentesco debemos averiguar los caracteres derivados, y no sólo los caracteres primitivos o ancestrales».
 
En este sentido, ha indicado que Toumai presenta caracteres derivados claramente homínidos, «como una cara ya reducida y sin un hocico largo, una dentadura con dientes de morfología bastante homínida, con un esmalte más espeso que el de los grandes simios, con una serie dental continua y un canino superior de pequeño tamaño».
 
Además, según su criterio, el agujero occipital por donde sale la médula espinal, «se encuentra ya en una situación más anterior que la de los chimpancés y los gorilas, y eso es un carácter conocido en los homínidos posteriores que son bípedos».
 

  
Los expertos dicen que el cráneo del Chad es un simio y no un homínido
 
«Toumai» tiene 7 millones de años
 
Efe, Barcelona.
 
El paleontólogo francés Michel Brunet, director de la misión que encontró en el norte de Chad el cráneo de Toumai, de 7 millones de años, el más antiguo perteneciente a un homínido, ha dicho que no hay duda sobre su identidad humana y asegura que el hallazgo amplía la cuna de la humanidad, hasta ahora circunscrita al Este de Africa.
 
Los expertos de EEUU discuten sus afirmaciones y creen que el cráneo encontrado en Chad no es de un prehomínido sino de simio. Ante algunas opiniones de colegas paleontólogos que ponen en duda el carácter homínido de Toumai, Brunet, que dirige en Chad la Misión Paleoantropológica Franco-Chadiana (MPFT), subraya que«si queremos reconocer las relaciones de parentesco debemos averiguar los caracteres derivados, y no sólo los caracteres primitivos o ancestrales».Si sólo tenemos en cuenta los caracteres ancestrales de Toumai, agrega Brunet, «entonces es un simio, porque nuestro cráneo está muy cerca del punto de divergencia entre el chimpancé y los homínidos». Brunet dice que Toumai presenta carácteres derivados claramente homínidos
 
Brunet , que ofreció ayer una conferencia en el Museo de la Ciencia de Barcelona sobre el cráneo, comenta que «el hallazgo no representa una revolución, ni tan siquiera una sorpresa, porque cuando mi equipo halló en 1995 el primer Australopithecus conocido al oeste del valle del Riff (Africa oriental), ya pensamos que algún día encontraríamos más homínidos». Lo que sí resulta sorprendente, precisa, es «la calidad del material fósil encontrado, en el que hay restos de 5 individuos, una mandíbula inferior, dientes aislados y otros huesos y un cráneo casi completo, una circunstancia tan extraña que habría que remontarse cuatro millones de años en el tiempo con el cráneo AL444, un Australopithecus Afarensis, de la misma especie que Lucy».
 
Para el paleontólogo francés 'Toumai', que significa esperanza de vida en el idioma de la zona donde fue encontrado, «demuestra de manera evidente que las primeras fases de nuestra historia no se han desarrollado exclusivamente en el este africano, sino que esta cuna se amplía y ya no se puede sostener la hipótesis de que nuestro origen está limitado al Africa oriental».
 

 
 
Monkey or man? Toumai, hailed as our oldest ancestor, is stirring ancient scientific rivalries
 
Palaeontologists are going to war over whether bones discovered in African desert are of an ape or a proto-human
 
James Meek, science correspondent
Thursday October 10, 2002
The Guardian
 
As he awoke on his last day on earth, it is unlikely Toumai thought about much more than how he would survive the following hour - let alone that, 7m years later, a bunch of ape-like creatures would be furiously discussing how much they resembled him.
Today, three months after the sensational announcement in Britain's leading scientific journal, Nature, that the oldest member of the human family had been found, the same journal publishes a sustained attack by rival scientists on the contention that Toumai's skull is, in fact, that of a hominid.
 
Few regions of science provoke more passion than the nature of the evolutionary journey from early ape-like mammals to homo sapiens, and other palaeontologists began grumbling about the sapience of the skull's French discoverer, Michel Brunet, as soon as his press release, with the bold claim "Toumai the Human Ancestor", hit the news media.
 
Today's attack on Professor Brunet and his colleagues in Nature - accompanied by a harshly worded rebuttal from Prof Brunet himself - ups the ante, putting doubts about whether the skull is hominid, ape, both or neither into the orthodox scientific arena.
 
Much is at stake - science, individual reputations, careers, research grants. Beneath this clash, however, lies the deeper and more disturbing question about when humans end and non-humans begin.
 
The skull was found in the Djurab desert of northern Chad by a team led by Prof Brunet of the University of Poitiers, who said at the time that it had been the culmination of 25 years' searching.
 
Prof Brunet, backed by independent scientists, claimed that the skull and jaw fragments provided enough evidence to show that we were looking into the face of the earliest hominid ever discovered.
 
The excitement around the discovery - it was proclaimed "a turning point", "a small nuclear bomb", and "the most important fossil discovery in living memory" - came because the skull's age put it in the middle of a 5m-year gap in our knowledge, between the accepted ancient apes and the accepted ancient hominids.
 
Today, another group of scientists, two based in France, two in the US, present a point-by-point demolition of Prof Brunet's case, arguing that there is no evidence to suggest Toumai was a hominid. "We believe [Toumai] was an ape," they conclude.
 
Prof Brunet's defenders point out that two of the authors of the critique, Brigitte Senut of France's National Museum of Natural History and Martin Pickford of the College of France, are direct rivals, having discovered their own candidate for oldest hominid in Kenya two years ago.
 
But another member of the anti-Brunet camp, John Hawks of the University of Wisconsin in Madison, pointed out that he had no axe to grind.
 
"There are social benefits that come from having the earliest hominids," he admitted. "You get your grants renewed, and the world at your door. I don't have a lot invested in it myself. My co-authors do, but I am not out digging these things up. I just read something I didn't find convincing."
 
Mr Hawks and his colleagues do not dispute the age of the fossil, or even its importance, but argue there is not enough evidence to put it in on the human side of the primate family tree, and much to link it with gorillas or chimpanzees.
 
Toumai's teeth have at least as much in common with early apes as they do with hominids, they say. Features like the large brow ridge are indeed seen in relatively recent human ancestors, but not in earlier, known hominids - meaning the brow would have to have evolved one way, then back, then evolved again to get into the human family.
 
Even with only part of a head to go on, critics say, the balance of evidence suggests the creature could not walk upright.
 
"The evidence they present is not conclusive, but there's conclusive evidence that it's not a biped, and therefore we conclude it's not a hominid," said Milford Wolpoff, of the University of Michigan in Ann Arbor, the fourth member of the anti-Brunet group. "We think it's an ape. I suppose it could be a female gorilla. To be honest, I think it could be an ancestor of both chimps and humans before the species split, and probably this is an extinct branch."
 
Dr Wolpoff stressed he was not taking issue with the momentous nature of the find, only the conclusions Prof Brunet had drawn: "It's the only fossil ape we've got from between 10m years ago and today."
 
Prof Brunet could not be contacted for comment yesterday. In his rebuttal, he said his critics had misrepresented the dimensions of Toumai. "Wolpoff et al have described no derived ape feature of [Toumai], nor have they disproved any derived features that this species shares with later hominids."
 
Henry Gee, a senior editor at Nature, said that the journal had gone to enormous lengths to verify the original Brunet paper. He had visited Poitiers twice to see the skull, and the paper had been anonymously peer-reviewed by five independent scientists in the same field.
 
Both Prof Brunet and Dr Gee pointed out that in 1925, when Nature stunned the world with its publication of Raymond Dart's account of his discovery of a 3.3m-year-old hominid fossil in South Africa, critics said the skull was that of an ape.
 
Dr Gee said the critics made interesting points, but were, he felt, "barking up the wrong tree". "Whatever Toumai is, it shows a combination of features we haven't seen before in hominids or apes," he said.
 
Professor Chris Stringer, head of human origins at the Natural History Museum in London, was more cautious, pointing to growing evidence that human evolution was "bushy" rather than linear.
 
"It is premature to push the claims too far for any existing fossils to represent the earliest members of the human family in the present patchy state of our knowledge," he said.
 
Large, continuous brow ridge
 
· Supporters of the hominid theory say this suggests a link to more recent human ancestors. Critics point out that known early hominids, younger than Toumai, didn't have the ridge. The same is true of the creature's vertical face: could these features have evolved, de-evolved, then re-evolved?
 
Spine-skull intersection
 
· Some critics say the hole where the spine enters the skull is too far forward for Toumai to have walked upright. Supporters of the hominid theory say this cannot be known
 
Thickened enamel on molars
 
· Critics say this feature means Toumai was as likely to have been an ape ancestor - or an evolutionary dead end - as a hominid ancestor
 
Canine teeth
 
· Critics say the ratio of the distance between Toumai's canine teeth and from the canines to the back of the mouth are as chimp-like as they are hominid-like, and prove nothing
 

   
Presentado el "Homo Georgicus" como hombre más antiguo de Europa
 
El hallazgo en Georgia del "Homo Georgicus", de entre 1,8 y 1,9 millones de años de antigüedad, obligará a los científicos a adelantar en unos 300.000 años la fecha de entrada del hombre en Europa, anunció ayer el equipo de investigadores franco-georgiano que lo descubrió.
 
Identificado a partir de una mandíbula casi completa, el "Homo Georgicus" fue descubierto en el yacimiento georgiano de Dmanisi en septiembre de 2000 y prueba que el hombre salió de Africa y llegó a Europa por el Mediterráneo oriental, precisaron los científicos en un informe publicado por la Academia francesa de las Ciencias.
 
El equipo está formado por la francesa Marie-Antoinette de Lumley, del Instituto Paleontológico Humano de París, y los georgianos David Lordkipanidze, del Museo Nacional de Georgia, y Léo Gabounia y Abesalom Vekua, de la Academia de Ciencias de Georgia.
 
Al nuevo homínido "corresponden los restos humanos más antiguos de Eurasia", precisaron los responsables del hallazgo.
 
Comparaciones
 
Los fósiles hallados en Georgia tienen una morfología similar a la del "Homo erectus" y al "Homo ergaster", lo que permite "constatar la presencia del hombre a las puertas de Europa 300.000 años antes" de lo que se pensaba, señalaron.
 
Hasta ahora, se consideraba que el primer antepasado del hombre que llegó a Europa fue el "Homo ergaster", descendiente del "Homo habilis", que vivió en Africa hace 2,5 millones de años. Los restos más antiguos del "Homo ergaster" hallados hasta la fecha son de unos 1,9 millones de años.
 
Por otro lado, las diferencias entre algunos restos hallados anteriormente en Dmanisi hicieron pensar a los científicos que en esta región convivieron dos especies en la misma época.
 
Sin embargo, los nuevos hallazgos han llevado a los investigadores a concluir que "las diferencias de talla y no de forma" se deben a que corresponden a dos sexos de un mismo homínido, precisaron los científicos.
 
Cuestionan a "Toumai"
 
Por otro lado, un grupo de antropólogos estadounidenses ha puesto en tela de juicio el que fue presentado como el hallazgo más importante para explicar el origen del hombre. "Toumai", un fósil hallado en Chad, fue presentado a la opinión pública como el cráneo del primer homínido.
 
Ayer, estos científicos opinaron que se trata del simple resto de un simio. Cuando este fósil, de entre seis y siete millones de años, fue descubierto a principios de este años, fue proclamado como el más antiguo de un miembro de la familia humana: el primer homínido. El antropólogo Milford Wolpoff, de la Universidad de Michigan, y sus colegas, han refutado esta opinión en la edición de esta semana de la revista Nature.
 
Según los rasgos del cráneo de Toumai -los dientes, la frente y la parte posterior que en su día ocuparon los músculos del cuello- los investigadores de Michigan han concluído que el cráneo está más cerca de ser parte de una especie femenina de gorila que de un grupo de simios, ahora extinguido.
 
Su descubridor, Michel Brunet, de la Universidad de Poitiers, en Francia, utilizó estos argumentos para lanzar este descubrimiento al mundo. Ahora, el pequeño tamaño de la dentadura se relaciona no con el hombre actual sino con una especie de simios. Cuando se descubrió el cráneo, fue considerado por algunos como el "eslabón perdido" y por eso se le bautizó como "Toumai" (esperanza de vida) en dialecto de Chad.
 
 

© 2001-02 José Luis Santos Fernández - joseluis@terraeantiqvae.com
Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo.