Inicio > Mis eListas > unpensamiento > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15 al 34 
AsuntoAutor
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par fabian
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento pa Rabino F
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento pa Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
 << 15 ant. | 20 sig. >>
 
Un pensamiento para cada Shabat
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 21     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Un pensamiento para el shabat, 18 de julio de 2003
Fecha:Viernes, 18 de Julio, 2003  13:40:22 (-0300)
Autor:Rabino Fabian Skornik <fabian @.......org>

 
 
 
 
18 de Julio de 2003, 18 de Tammuz 5763
 

Mi hija, mi amiga

 
Hace tiempo que camino, muy sola, como perdida. 
No recorro ya las calles, con sonrisas ni alegrías.
Casi no miro vidrieras. Camino tiesa, transida 
de dolor, angustia y duelo, 
porque a mi lado ya no anda
mi hija, mi mejor amiga.
Con breves miradas huidizas, miro de lejos los bares,
donde escuchabas mis charlas y yo escuchaba tus risas. 
Aunque haya multitudes ocupando aquellas sillas,
me parece que una de ellas, se muestra sola y vacía.
¡Qué duro es andar los días, sin mi hija, sin mi amiga!
Aunque parezca que mis ojos despiden chispas de vida,
ya siempre miro hacia adentro, porque en silencio converso
con mi hija, con mi amiga.
Las hojas del almanaque, una a una van cayendo.
Ya pasaron primaveras y otros tantos inviernos.
Sigo caminando sola, como empujando los días.
Se confunden en mi mente, mis lágrimas y tus risas,
mi soledad y tu imagen, tu mano junto a la mía.
Tu padre me acompaña triste, sin sonrisas ni alegría.
Camino taciturna, yerta, como perdiendo la vida.
El bullicio de los jóvenes, me trae ecos de tus días.
Cada noche, al acostarme, tu rostro feliz me mira.
Lo arrimo junto a mi pecho y besando tu mejilla,
te susurro suavemente: -"¡te extraño hija, y amiga!"

Sofía Kaplinsky Guterman en memoria de su hija Andrea Guterman, maestra jardinera que amaba mucho a los niños, asesinada el 18 de julio de 1994 en la AMIA.