Inicio > Mis eListas > unpensamiento > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15 al 34 
AsuntoAutor
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par fabian
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento pa Rabino F
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento pa Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
 << 15 ant. | 20 sig. >>
 
Un pensamiento para cada Shabat
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 23     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Un pensamiento para el shabat, 1 de Agosto de 2003
Fecha:Viernes, 1 de Agosto, 2003  10:39:29 (-0300)
Autor:Rabino Fabian Skornik <fabian @.......org>

 

 

 

rabinofabian@lamroth.org

http://www.lamrot.org

 

1 de Agosto de 2003, 3 de Av 5763

 

 

 
 
Un experto estaba dando una conferencia a un grupo de profesionales. Para dejar en claro un punto, utilizó un ejemplo que los profesionales jamás olvidaron. Parado frente al auditorio de gente muy exitosa dijo: "Quisiera hacerles un pequeño examen". De abajo de la mesa sacó un jarro de vidrio, de boca ancha y lo puso sobre la mesa frente a él. Luego sacó una docena de rocas del tamaño de un puño y empezó a ponerlas una por una en el jarro. Cuando el jarro estaba lleno hasta el tope y no cabían más piedras preguntó al auditorio: "¿Está lleno este jarro?" Todos los asistentes dijeron que si. Entonces dijo: "¿Están seguros?", y sacó de abajo de la mesa un balde de piedras pequeñas. Echó un poco de piedras en el jarro y lo movió haciendo que las piedras pequeñas se acomoden en el espacio vacío entre las grandes.
Cuando terminó con esto preguntó una vez más:"¿Está lleno este jarro?" Esta vez el auditorio ya suponía lo que vendría, y uno de los asistentes dijo en voz alta "probablemente no". Muy bien contesto el expositor. Sacó de debajo de la mesa un balde lleno de arena y empezó a echarlo en el jarro. La arena se acomodó en el espacio entre las piedras grandes y las pequeñas.
Una vez más preguntó al grupo: "¿Está lleno el jarro?".
Esta vez varias personas respondieron a coro: "No". Una vez más el expositor dijo: "Muy Bien", luego se sacó una jarra llena de agua y echó agua al jarro hasta llenarlo. Cuando terminó, miro al auditorio y preguntó: "¿Cuál creen que es la enseñanza de esta pequeña demostración?".
Uno de los espectadores levantó la mano y dijo: "La enseñanza es que no importa qué tan llena esté tu agenda, si de verdad lo intentas, siempre podrás incluir más cosas".
No, replicó el expositor, esa no es la enseñanza principal. Lo más serio que podemos extraer de ésta demostración es que: Si no pones las piedras grandes primero, ya no podrás ponerlas en ningún otro momento. ¿Cuáles son las piedras grandes en tu vida? Recuerda poner esas piedras grandes primero o ya no encontrarás un lugar para ellas. Tómate un tiempo para clarificar cuáles son tus prioridades y revisa cómo usas tu tiempo para que no te quede ninguna afuera. ¿Cuáles son tus piedras grandes? Este Shabat
puede ser un buen momento para pensarlo.
 
Shabat Shalom
 
Rabino Fabián Skornik