Inicio > Mis eListas > unpensamiento > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15 al 34 
AsuntoAutor
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par fabian
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento pa Rabino F
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento pa Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
 << 15 ant. | 20 sig. >>
 
Un pensamiento para cada Shabat
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 37     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Un pensamiento para el shabat, 31 de Octubre de 2003
Fecha:Viernes, 31 de Octubre, 2003  11:50:18 (-0300)
Autor:Rabino Fabian Skornik <fabian @.......org>

 

 

 

rabinofabian@lamroth.org

http://www.lamroth.org

 

31 de Octubre de 20035 de jeshvan 5764

 

La herencia

 

Un anciano, en su lecho de muerte, llamó a sus tres hijos y les dijo:

- "No puedo dividir en tres lo que poseo. Eso dejaría muy pocos bienes a cada uno de vosotros. He decidido dar todo lo que tengo, como herencia, al que se muestre más hábil, más inteligente, más astuto, más sagaz. He dejado encima de la mesa una moneda para cada uno de vosotros. Tomadla. El que compre con esa moneda algo con lo que llenar la casa se quedará con todo".

Se fueron. El primer hijo compró paja, pero solo consiguió llenar la casa hasta la mitad. El segundo hijo compró sacos de pluma, pero no consiguió llenar la casa mucho más que el anterior. El tercer hijo -que consiguió la herencia- solo compró un pequeño objeto. Era una vela. Esperó hasta la noche, encendió la vela y llenó la casa de luz.

 

Llenar nuestra casa y nuestra vida de luz, muchas veces es más sencillo y económico de lo que parece. Si lo hacemos, recibiremos una recompensa mucho mayor que la que imaginamos: tendremos la paz y la tranquilidad necesaria para disfrutar de nuestro hogar.

Shabat Shalom

Rabino Fabián Skornik