Inicio > Mis eListas > unpensamiento > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15 al 34 
AsuntoAutor
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par fabian
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento pa Rabino F
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento pa Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
Un pensamiento par Rabino F
 << 15 ant. | 20 sig. >>
 
Un pensamiento para cada Shabat
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 38     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Un pensamiento para el shabat, 7 de Noviembre de 2003
Fecha:Viernes, 7 de Noviembre, 2003  12:50:41 (-0300)
Autor:Rabino Fabian Skornik <fabian @.......org>

 

 

 

rabinofabian@lamroth.org

http://www.lamroth.org

 

7 de Noviembre de 2003, 12 de jeshvan 5764

 

 

 

Las 1.000 bolitas

 

Un hombre decidió transmitirle algo importante a su hijo, mientras tuviera tiempo y fuerzas para hacerlo: 

"Déjame contarte algo que me ha ayudado a mantener una buena perspectiva sobre mis propias prioridades". 
Y fue entonces cuando comenzó a explicar su teoría sobre las "mil bolitas". 
"Me senté un día e hice algo de aritmética. La persona promedio vive unos setenta y cinco años. Entonces, multipliqué 75 años por 52 semanas por año, y obtuve 3.900 que es el número de sábados que la persona promedio habrá de tener en toda su vida. Para ese entonces yo tenía 55 años y ya había vivido más de 2.800 sábados!!! Me puse a pensar que si llegaba a los setenta y cinco años, sólo me quedarían unos mil sábados más que disfrutar. Así que fui a varios negocios de juguetes hasta que pude comprar 1.000 bolitas. Las llevé a casa y las puse en una fuente de cristal transparente. Cada sábado a partir de entonces, he tomado una bolita y la he tirado". 
"Descubrí que a medida que disminuía la cantidad de bolitas, me enfocaba más sobre las cosas verdaderamente importantes en la vida. Esta mañana, saqué la última bolita y entonces, me di cuenta de que si vivo hasta el próximo sábado, habré recibido un regalo de la vida."

Cada Shabat que vivimos es un regalo que no se repetirá. Ni tampoco se renovará eternamente. Intentemos disfrutarlo dándole su verdadera dimensión: Es único.

Shabat Shalom

Rabino Fabián Skornik