Inicio > Mis eListas > unpensamiento > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 80 
AsuntoAutor
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
 << 20 ant. | 11 sig. >>
 
Un pensamiento para cada Shabat
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 68     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Un pensamiento para el shabat, 20 de Agosto de 2004
Fecha:Viernes, 20 de Agosto, 2004  09:41:26 (-0300)
Autor:Secretaría <secretaria @.......org>

 

 

 

rabinofabian@lamroth.org

http://www.lamroth.org

 

 20 de Agosto de 2004, 3 de Elul  5764

 

 

 

Las vasijas del aguatero

Un cargador de agua tenía dos grandes vasijas colgando a los extremos de un palo que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía una grieta, mientras que la otra se encontraba en perfecto estado. Cada vez que el cargador llegaba a su destino luego del largo camino a pie desde el arroyo, el cántaro sano entregaba toda el agua que contenía, mientras que el roto sólo entregaba la mitad.
Durante dos años completos esto sucedió a diario. Desde luego, la vasija intacta estaba muy orgullosa de sus logros, sabiéndose perfecta para los fines para los cuales había sido creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su imperfección y se sentía miserable porque sólo conseguía la mitad de lo que se suponía debía hacer.
Después de dos años, la vasija rota le habló así al aguatero:
--Estoy avergonzada de mí misma y me quiero disculpar contigo.
--¿Por qué?– le preguntó el hombre.
--Porque debido a mis grietas, sólo puedes entregar la mitad de mi carga y obtener la mitad del valor de lo que deberías ganar. Estoy haciendo que desperdicies la mitad de tu trabajo.
El aguatero se sintió muy apesadumbrado por la vasija y con compasión le dijo:
--No te preocupes. Yo también pensaba lo mismo, y hasta había juntado un poco de plata para cambiarte, hasta que me di cuenta de que gracias a tus grietas, el agua estaba regando la tierra por donde caminaba. Entonces sembré semillas de flores a lo largo de todo el camino por donde tú vas regándolas todos los días. Durante dos años, he podido contemplar estas flores y mi trabajo se ha hecho más llevadero; además, he podido decorar mi casa con estas flores. Sin ser exactamente como eres, no hubiera tenido esa belleza sobre mi mesa.

No pensemos en que deberíamos ser perfectos, no pongamos nuestra atención sólo en los defectos que tenemos, no nos comparemos para saber cuanto valemos. Cada uno de nosotros tiene sus propias características, cualidades y virtudes. Descubrámoslas y cultivémoslas.

Shabat Shalom

Rabino Fabián Skornik



 





------------------------------------------------------------------------ 
Un pensamiento para la comunidad Lamroth Hakol del Rabino Fabián Skornik 
 
Tu dirección de suscripción a este boletín es dianaster@ciudad.com.ar 
Para suscribirte desde otro mail: unpensamiento-alta@eListas.net 
Para cancelar la suscripción:     unpensamiento-baja@eListas.net