Inicio > Mis eListas > unpensamiento > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 80 
AsuntoAutor
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
Un pensamiento par Secretar
 << 20 ant. | 11 sig. >>
 
Un pensamiento para cada Shabat
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 72     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Un pensamiento para el shabat, 15 de Octubre de 2004
Fecha:Viernes, 15 de Octubre, 2004  11:26:00 (-0300)
Autor:Secretaria - Lamroth Hakol <secretaria @.......org>

 

 

 

rabinofabian@lamroth.org

http://www.lamroth.org

 

 

15 de Octubre de 2004, 30 de Tishrei 5765

EL CANTARO


Cuentan que una vez un hombre envió a su joven hijo a llenar un cántaro al río,  y le dijo que volviera lo antes posible. El joven obedeció y fue hacia el río mientras su padre le observaba de lejos. Entonces éste vio a su hijo poniendo el cántaro debajo de una cascada, y la fuerza del agua fue tal y la cantidad tan grande que el líquido no logró entrar al recipiente pues su cuello era demasiado delgado.
Cuando el hijo llegó con el cántaro, le mostró como el cuello del mismo había sido roto por el fuerte y constante golpear del agua. Además, este hecho provocó que el agua llegara turbia y sucia.
El padre preguntó entonces: "¿Por qué simplemente no sumergiste el cántaro en el río? No veías que el agua de la cascada era demasiada para el cuello del cántaro?"
El hijo contestó: "Sí, pero es que quería llenarlo lo más rápido posible".

 

El mundo que nos rodea nos impulsa permanentemente para que vayamos más y más rápido. Saltear etapas, acortar distancias, ahorrar esfuerzos, tener todo en el menor tiempo posible. Pero muchas veces, al intentar conseguirlo, no nos damos cuenta que corremos el riesgo de romper algo dentro nuestro de mucho valor. Si eso ocurre todo lo ansiado perderá sentido ya que el precio fue demasiado alto.

 

Poder encontrar el camino del equilibrio es parte del desafío de crecer. No detenernos, pero tampoco excedernos, intentando obtener de la vida lo que necesitamos y lo que podemos recibir. Pensemos en este Shabat si lo estamos consiguiendo.

 

Shabat Shalom

 

Rabino Fabián Skornik


 PD: Agradezco a Celia y León Susevich por enviarme el cuento.